Batalla de la loma de Sangremal y la fundación de Querétaro (25 julio 1551)

Si te gusta, compártelo:

Santiago de Queretano es una antigua ciudad, situada en el centro de Méjico. Es una de las tantas ciudades fundadas por los españoles,  en el siglo XVI. Cuando éstos llegaron, la comarca era una zona fronteriza en el imperio azteca. Durante el periodo entre 900 y 1200, los toltecas habían construido una enorme pirámide que hoy se conoce como “El Cerrito” que había sido centro religioso y muestra del poder de los Toltecas. Por razones no bien esclarecidas, los toltecas abandonaron el área y diversos grupos étnicos se establecieron en su lugar, aunque “El Cerrito” mantuvo su prestigio como centro ceremonial y religioso. Según los registros de los primeros Franciscanos que llegaron a Queretano, grupos de, Chichimecas, Otomis y Purépechas, todavía continuaban ofreciendo sacrificios en su cumbre hacia 1632.

Cuando el imperio de Moctezuma se derrumbó en 1521, hubo un movimiento migratorio que afectó a toda la región y en el caso de Queretano, se concreto con la llegada de un jefe indígena, llamado Conin, procedente de Jilotepec. Este inteligente caudillo fundó un pequeño asentamiento cerca de lo que es hoy Queretano y estableció un comercio con sus vecinos, basado en la venta de sus excedentes agrícolas.

En 1529, Conín se convierte al catolicismo bajo los auspicios del español Hernán Pérez de Bocanegra, encomendero nacido en Salamanca (Castilla), recibiendo el nombre español de Fernando de Tapia. Bocanegra trajo al fraile Fray Jacobo Daciano, dejando a su subalterno Juan Sánchez de Alanís, junto a Conin (Fernando de Tapia), pero conservando éste plena autonomía de acción.

No le faltó tiempo a Fernando de Tapia (Conín) para entrar en acción y en 1530, inició una serie de acciones políticas que concluyeron con una alianza con Don Nicolás de San Luis Montañes (también un cacique indígena) para reunir las fuerzas de Jilotepec con sus 500 arqueros que ya tenía organizados.

En Julio de 1531, ya había conquistado Itzacchichimecapan y había fundado San Juan Bautista (hoy San Juan del Río). El mismo mes envió un mensaje a los otomíes y chichimecas de Querétaro anunciando que iba a llegar con la nueva doctrina religiosa. Aquí hagamos un inciso y remarquemos que se trataba de un ejército indígena, acaudillados por indígenas y que actuaban en nombre del Imperio Español. Dudo que se encuentre otro ejemplo similar en los anales de ningún imperio.

Los mensajeros regresaron con una extraña propuesta. Si alguien quiere conquistarlos y dicen ser muy valientes y portadores de una nueva religión, deben validar su valía aceptando un combate sin armas. O sea, un cuerpo a cuerpo.

La propuesta fue aceptada y el martes 25 de julio de 1531 se inicia la Batalla de la Loma del Sangremal. Sin armas. Cuerpo a cuerpo. Hay dos versiones acerca de lo ocurrido. Unos aseguran que hubo un empate y decidieron vivir en paz, como iguales, bajo la nueva religión. Otros que ocurrió un eclipse y apareció el apóstol Santiago en el cielo. En todo caso, después de esto, la pequeña población indígena de Crettaro, fue refundada con el nombre de Santiago de Querétaro, siguiendo la muy extendida costumbre de fundir un nombre católico español con el topónimo indígena original.

La ciudad tuvo inicialmente un desarrollo titubeante, pero en 1545 con la construcción de la iglesia de San Francisco de Asís de Querétaro y su convento anexo se inicio un proceso de expansión que ya no se detuvo. En 1550. Fernando de Tapia, nuestro antiguo cacique indígena, es nombrado en Gobernador vitalicio. En 1578, la ciudad se convierte Alcaldía Mayor. En 1582, se construye el primer hospital. En fin, todo un proceso de desarrollo que nos ha dejado una hermosa ciudad repleta de monumentos civiles y religiosos, con un centro histórico repleto de ejemplos del esplendor y buen gobierno español y novohispano.

Queretano es un ejemplo de cómo se desarrolló la epopeya americana. Epopeya donde hubo sus colores oscuros y tristes grises, pero también brillantes tonos que no tienen nada que ver con espectaculares acciones. Apenas unos pocos centenares de indígenas, comandados por sus caciques locales convertidos al catolicismo y contagiados por el espíritu del Imperio Español, lograron fundar una ciudad con un proyecto global y que fue declarada en 1996 por la Unesco, Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1996.

Manuel de Francisco Fabre

https://es.wikipedia.org/wiki/Santiago_de_Querétaro

https://es.wikipedia.org/wiki/Acueducto_de_Quer%C3%A9taro

https://es.wikipedia.org/wiki/Centro_hist%C3%B3rico_de_Santiago_de_Quer%C3%A9taro

Si te gusta, compártelo: